Refuerzo de forjados de madera (I)

El falso refuerzo: la colocación de una losa sobre el forjado sin conexión valida. Rehabilitación incorrecta. Peso muerto. Fluencia.

El caso del refuerzo de forjados de madera es uno de los más frecuentes en rehabilitación de este tipo de estructuras. Todo comienza cuando se nos presenta el caso de un forjado, habitualmente antiguo, de viguetas de madera con una separación a ejes que puede ser del orden de 40 cm, y luces algo generosas, que se ha deformado hasta combarse de manera preocupante. El caso es que, nos comentan, hace unos años re reforzó, cuando el usuario del piso hizo reforma y renovó la vivienda o local. Cuando se inspecciona el forjado, la apertura de una cala suele dejar a la vista una capa, más o menos delgada (8-12cm), de mortero con un mallazo de acero electrosoldado y las siguientes circunstancias:

a) La armadura está sobre la estructura de madera, pero no existe ligazón alguna entre la capa de mortero y las viguetas.

b) El mallazo llega a los bordes del forjado pero no hay una trabazón de ningún tipo entre esta armadura y los soportes, en general muros de carga o vigas también de madera.

c) No hay ninguna protección de la madera contra la humedad inicial de la capa de mortero que se ha vertido encima.

El refuerzo, nos explican, es una losa que colabora con el forjado y lo refuerza, además de proporcionar una horizontalidad que había perdido. Sin embargo la deformación, que ya era incipiente antes de ejecutar la reforma, comienza a ser preocupante.

Lo que se ha ejecutado en realidad no es un refuerzo. Simplemente se ha colocado un peso muerto sobre el forjado, ya un poco escaso de por sí, y lo que está ocurriendo es que las viguetas de madera no están soportando el peso, han comenzado a deformarse, y aunque no se incremente la carga, la deformación va a continuar debido a la fluencia, que es la propiedad de algunos materiales por la cual la deformación, traspasado un cierto límite en las tensiones internas, se incrementa y progresa aunque no haya aumento de tensión sobre el mismo. Por eso llama la atención del usuario la acusada flecha del forjado.

Refuerzo de forjados de madera (I)

Imagen 1: Forjado apeado por la excesiva deformación, en el que se había realizado un “refuerzo” consistente en una losa de peso muerto sobre el mismo

Refuerzo de forjados de madera (I)

Imagen 2: En el forjado anterior, detalle en el que se puede ver que la capa de mortero es con árido ligero, y la armadura ni siquiera está trabada con el mortero, ya que puede verse desde la cara inferior del forjado

¿Por qué no trabajan conjuntamente la pequeña losa armada y el forjado de madera? Porque no están trabadas y una desliza sobre la otra, ya que nadie absorbe el esfuerzo rasante entre ellas. Como la armadura tampoco penetra en los apoyos laterales, como muros o vigas, aunque la losa sea lo suficientemente resistente, no está entregando la carga en los apoyos sino directamente sobre el débil forjado. Por último, falta una protección frente a la humedad que asegure que la madera no va a sufrir las consecuencias de estar en contacto con el mortero húmedo durante su fraguado.

Se trata de un forjado dañado a causa de una obra de rehabilitación equivocada. Es necesario, en la mayoría de los casos, eliminar este falso refuerzo y ejecutar uno apropiado, como puede verse en la imagen 3, en la que se ha terminado de eliminar el solado y se va a picar la losa, y en la imagen 4, en la que se ha dejado la madera limpia y preparada para el refuerzo. Si no es posible, será necesario considerarlo una carga más y hacer el cálculo del refuerzo teniéndolo en cuenta.

Refuerzo de forjados de madera (I)

Imagen 3. Se ha terminado de levantar el solado, que ha arrastrado parte de la losa. Se pueden ver más restos del mallazo y la falta de cohesión del material

e-struc-calculo-estructuras-refuerzo-forjado-madera-04

Imagen 4. Viguetas de madera limpias y listas para la colocación del refuerzo

Un refuerzo correcto se logra cuando la estructura existente y la nueva trabajan conjuntamente, formando una estructura mixta hormigón armado-madera o de madera-acero. No es necesario demoler el forjado y sustituirlo, basta con aplicar un refuerzo, pero asegurándonos de que esta estructura es capaz de asumir la parte de carga que no puede resistir la estructura original. Igualmente será necesario evaluar las condiciones iniciales de la madera, si ha sufrido daños a causa de la humedad, si está bien la sujeción a los muros o vigas, y qué refuerzo es el más aconsejable. Si es posible descargar el forjado antes de reforzarlo, y eliminar el entrevigado y los acabados, parte de la deformación desaparecerá y se podrá recuperar la horizontalidad del mismo.

El refuerzo de hormigón armado-madera se realiza por la cara superior del forjado, colocando conectores en las viguetas que hagan solidaria la madera con la losa de hormigón. La combinación madera-acero se logra atornillando pletinas de acero en la cara inferior de las viguetas de madera.

La forma de elegir, calcular y ejecutar el refuerzo correcto de un forjado de madera lo explicaremos más adelante.

Para calcular cualquier refuerzo de forjado de madera puedes hacerlo en www.e-struc.com

BUSCAR AQUÍ

e-STRUC, tu App online para calcular estructuras

Desarrollada con dedicación exclusiva por Euteca, la consultora de estructuras líder del mercado hispano