Rehabilitación con sustitución total y parcial en forjados de madera históricos

Rehabilitación de forjados de madera

Tres forjados del mismo edificio histórico, tres rehabilitaciones estructurales diferentes.

La torre de un edificio histórico, comenzado a levantar en el siglo XV, es de planta cuadrada y muros de carga que, para poder alcanzar cierta altura, comienzan con espesores de más de 1m y terminan con algo más de 40cm. Cada planta es de mayores dimensiones que la anterior, pero también más expuesta a las vicisitudes del clima y a los defectos del muro. Los forjados son de madera, con viguetas, decoradas con acanaladuras en su cara inferior, que van de muro a muro, y un entablado sobre ellas formado por tablas, cintas y saetinos, con sencillas decoraciones. Las viguetas descansan sobre durmientes de madera empotrados en el muro.

Los muros de carga son de cal y canto, con las esquinas de sillería. El mampuesto, que alterna con hiladas de ladrillo, está revestido con un revoco esgrafiado. A lo largo de los años, la apertura y cierre de huecos, la construcción de nuevas alturas y remates se ha ido ejecutando de manera que el revoco está en gran parte perdido, a veces bufado y otras sustituido por un enfoscado de cemento que imita torpemente el dibujo original. La exposición de la torre a todos los vientos, y el agua de la cubierta que escurre por las fachadas, han provocado algunas humedades hacia el interior. El mortero de cal no es de demasiada calidad, incorpora escombros en algunos sitios, y restos de yeso. La cubierta, de madera y teja, está habitada por cigüeñas, que con sus construcciones han descolocado y hundido parte de los faldones.

Con estas premisas vamos a analizar el estado de los forjados de madera de arriba a abajo:

El forjado bajo la cubierta no se puede mantener, ya que se ha podrido completamente la estructura que lo sustente. Las viguetas están podridas y reviradas y el tablero, en su mayor parte caído.

Rehabilitación de forjados de madera

Imagen 1. Hueco dejado por el durmiente de madera

Rehabilitación de forjados de madera

Imagen 2. Huella de las viguetas y el durmiente una vez eliminados

Rehabilitación de forjados de madera

Imagen 3. Restos de madera deshecha por la pudrición

La reposición del forjado, con madera nueva algo oscurecida, y sin repetición de la tracería de madera original, respeta el material del antiguo forjado, pero no lo reproduce completamente, solo lo recuerda.

Rehabilitación de forjados de madera

Rehabilitación de forjados de madera

Rehabilitación de forjados de madera

Imágenes 4, 5 y 6. Nuevo forjado de madera

El siguiente forjado no ha recibido la caída de agua directa, sin embargo el retacado de los muros a la hora de cerrar ventanas antiguas se ha ejecutado con ladrillo tomado con yeso. La fractura del revoco exterior de la fachada ha propiciado la entrada de agua, y las cabezas de las viguetas están completamente deshechas. Es muy importante evaluar el estado de las cabeza de las viguetas. Como se indicaba en la entrada Refuerzo de forjados de madera (II), la pudrición se aprecia a simple vista.

Rehabilitación de forjados de madera

Imagen 7. Viguetas en buen estado general pero con las cabezas podridas por la humedad residente en el muro

En este caso se sustituyó el durmiente empotrado en el muro por un durmiente exterior, sujeto mediante unas ménsulas de piedra al muro de la torre.

Rehabilitación de forjados de madera

Imagen 8. Durmiente colocado bajo la zona en buen estado de las viguetas.

Es muy importante resolver los problemas de humedad en la madera y sanear el muro, así como limpiar cada pieza de estructura que esté dañada antes de rematar el hueco, y utilizar morteros similares a los originales, y nunca yesos.

La colocación de este durmiente permitió que el forjado mantuviera no sólo las viguetas originales, sino el entrevigado de cintas y saetinos, algunos de este mismo nivel y otros rescatados del forjado demolido que estaban en mejor estado.

Rehabilitación de forjados de madera

Rehabilitación de forjados de madera

Imágenes 9 y 10. Forjado con el nuevo durmiente exterior apoyado sobre ménsulas de piedra

Los forjados de las plantas inferiores, protegidos de la humedad y al resguardo de la pudrición, quedaron tal y como se habían levantado en 1400.

Rehabilitación de forjados de madera

Rehabilitación de forjados de madera

Imágenes 11 y 12. Apertura de calas para verificar el estado de las cabezas de las viguetas. Éstas están en perfecto estado, al igual que los durmientes

BUSCAR AQUÍ

e-STRUC, tu App online para calcular estructuras

Desarrollada con dedicación exclusiva por Euteca, la consultora de estructuras líder del mercado hispano