Cargaderos para muros. Estructura para un cargadero singular (I)

Calculo de cargadero con agujas

En este artículo analizamos las condiciones de partida de una solución estructural para dejar un local de planta baja casi diáfano al sustituir gran parte de un muro de carga por una nueva estructura formada por cargadero y un pilar.

Una de las operaciones más habituales en la reforma y rehabilitación de edificios antiguos es la apertura de huecos en muros de carga o la demolición de los mismos en una crujía para dejar el espacio diáfano. Conceptualmente parece algo sencillo, porque no es más que colocar una viga que recoja la carga del muro y la lleve a unos apoyos. Pero no es verdad, porque tras la aparente sencillez de lo anterior se esconde una gran cantidad de problemas a resolver que, por falta de precaución o de conocimiento, son la base de muchos daños y hasta colapsos que se derivan de una mala solución de un cargadero. En la entrada Cargaderos III, tipos de cargaderos de perfiles de acero, nos referimos a los distintos tipos de cargadero y a su funcionamiento. En este caso, nos vamos a referir a un caso complicado en que las operaciones y las consideraciones básicas habituales no bastan.

Calculo de cargadero con agujas

Se trata del problema estructural de realizar un gran cargadero para retirar un paño de muro completo sobre el que descansan siete plantas de un edificio de viviendas, para la reforma de un local, proyecto realizado por los arquitectos Paula Montoya e Iñigo Redondo, de MEROestudio. Además, el edificio está ocupado y en pleno uso. En planta baja el local que ocupa las dos primeras crujías del edificio está partido por dos machones grandes del muro de ladrillo, que dejan sólo unos huecos de comunicación entre crujías, lo que limita mucho las posibilidades de uso del local comercial. Lo que se pretende es demoler los dos machones existentes y sustituirlos por un pilar, de modo que el espacio sea más versátil y sólo puntualmente se vea invadido por el pilar que se deje.

Calculo de cargadero con agujas

En primer lugar, la carga total a soportar es elevada, pues supera las 100 toneladas. En segundo lugar, la carga baja por los machones que precisamente queremos demoler. Además, el canto del cargadero no puede ser grande, porque no se dispone de mucha altura libre. En cuanto a la puesta en obra, no se puede pensar en elementos demasiado pesados, porque el acceso es difícil y todo el izado y acarreo se tiene que hacer a mano o con polipastos. También es necesario pensar en minimizar las uniones en obra, porque no hay espacio para volteos y hacer grandes soldaduras es difícil.

Una cuestión importante, cuando se ejecuta un cargadero, es cómo hacer para que la construcción se mantenga en pie, rígida y segura mientras se abre el hueco y entra en carga el nuevo sistema estructural del cargadero.

La solución de hacer un apeo provisional, demoler el hueco, colocar el cargadero y luego retirar el apeo para que entre en carga, adolece de varios fallos o carencias. Si la carga es mucha, el apeo es contundente y hasta más pesado que el cargadero final. Es costoso de colocar y de retirar y, por tanto, consume mucho tiempo y mucho dinero. Además, si no se tiene una superficie firme en la que apoyar, podemos reventar ésta al entrar en carga o, como poco, provocar una deformación del conjunto que fisure o deteriore irremediablemente la construcción.

Calculo de cargadero con agujas y gateo con gato hidráulico

Sin embargo, sigue siendo práctica habitual y este proceder está en la base del deterioro de un sinfín de edificios a los que se les ha practicado una operación de este estilo. Lo óptimo es que la transición del estado sin cargadero al estado con cargadero se haga demoliendo el hueco una vez el cargadero está en disposición de entrar en carga. Además, para evitar apeos costosos, inseguros y poco eficaces, es necesario que el procedimiento de construcción asegure que nunca se descarga la estructura ni se deforma más allá de lo admisible. Es decir, que el sistema sea en todo momento autoportante.

Incidiendo en lo ya dicho, además, tiene que ser siempre un sistema muy rígido, para evitar fisuras y deformaciones excesivas en toda la construcción soportada por el cargadero. Y aquí entra un matiz muy importante. La rigidez de un conjunto se consigue, aparte de por su geometría, por la rigidez del material y por la cantidad de éste involucrada en el trabajo estructural. La geometría es difícilmente alterable, porque casi nunca es posible salirse del modelo de viga o dintel. Además, suele ser necesario que el canto del dintel sea pequeño, lo que implica que ha de haber más masa, a falta de canto de la pieza que estará flectada, el cargadero. Como material, el acero es el más rígido de los comúnmente empleados (madera, hormigón o acero).

Como solución al cargadero se escoge un cargadero por el exterior del muro, con agujas para recoger la carga.

Calculo de cargadero con agujas

En la próxima entrada explicaremos cómo, con estas condiciones, se resolvió toda la estructura y cómo ha sido la puesta en obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

BUSCAR AQUÍ

e-STRUC, tu App online para calcular estructuras

Desarrollada con dedicación exclusiva por Euteca, la consultora de estructuras líder del mercado hispano