Reparación y refuerzo de forjados reticulares de hormigón

Reparación y refuerzo de forjados de hormigón

Continuamos el caso de un garaje con forjados reticulares de hormigón armado que había sufrido daños estructurales por corrosión en la armadura y cómo se acometió la reparación de los mismos.

Como vimos en el post Comportamiento estructural de forjados de hormigón con daños por corrosión, se trataba de un aparcamiento subterráneo, con defectos en la impermeabilización de la cubierta que provocaron filtraciones de agua durante mucho tiempo, humedades, carbonatación y corrosión de las armaduras. Además la calidad de la puesta en obra del hormigón no era buena, y la falta de vibrado comprometía los recubrimientos.

El primer paso fue comprobar el estado de la estructura y la validez de la misma. Se abrieron calas, se tomaron muestras del hormigón para realizar ensayos y se hizo un levantamiento de planos de la estructura con dimensiones y armados.

Primer forjado

De este estudio se concluyó que el primer forjado, que separaba la plaza de la planta -1, tenía unas dimensiones, armaduras y estado que cumplían las condiciones exigibles, pero era necesario reparar coqueras y detener los procesos de oxidación y carbonatación.

La reparación consistió en limpiar la superficie de hormigón y armaduras, eliminando toda la capa oxidada. A continuación se aplicó en primer lugar un producto para pasivar las armaduras y después un recubrimiento compatible con el hormigón.

Reparación y refuerzo de forjados de hormigón

Segundo forjado

El segundo forjado, sin embargo, estaba en peores condiciones que el primero, pues era de menores dimensiones y por consiguiente tenía más daños estructurales, en la cara inferior presentaba fisuras en el centro de los vanos y sufría pérdidas de recubrimiento y deterioro que hacían inservible la armadura inferior.

Como consecuencia de los daños profundos había perdido la capacidad estructural mínima, así que era necesario plantear un refuerzo de este forjado para devolverle su capacidad de trabajo, además de reparar los daños de la cara inferior y los defectos de hormigonado.

Reparación y refuerzo de forjados de hormigón

Para reforzar el forjado reticular se intervino sobre la cara superior del mismo. En primer lugar se desbastó la superficie del forjado para dejar una superficie rugosa y con adherencia.

Reparación y refuerzo de forjados de hormigón

Sobre ella se extendió una capa de resina y se construyó una losa de hormigón. La resina y la superficie rugosa garantizaban la conexión necesaria entre el forjado existente y la nueva losa, de manera que se trataba de una estructura combinada, es decir, no se despreciaba la estructura inicial, sino que se hacía trabajar al forjado reticular conjuntamente con la nueva losa.

Reparación y refuerzo de forjados de hormigón

La superficie rugosa y la resina eran capaces de resolver el rasante entre ambas estructuras y hacerlas funcionar como una sola.

Reparación y refuerzo de forjados de hormigón

La reparación o rehabilitación de estructuras tiene como objeto hacer que la estructura alcance o recupere la situación mínima exigida. El planteamiento inicial que recomendamos es aprovechar la capacidad de lo existente y no superponer una estructura nueva, sino combinar la que exista con otra nueva, de manera que en conjunto cumplan las exigencias de resistencia y deformación.

Reparación y refuerzo de forjados de hormigón

De la misma manera se ha de procurar en forjados de madera o acero, y en estructuras históricas más complejas, actuando siempre en la dirección de combinar o hacer estructuras mixtas, sin dejar que lo existente sea una carga muerta o una construcción residual.

Reparación y refuerzo de forjados de hormigón

Finalmente se taparon y sellaron las fisuras por la cara inferior, y se realizaron las mismas operaciones que en el primer forjado en cuanto a pasivación y protección de armaduras y relleno de coqueras para impedir que el deterioro continuase.

6 comentarios en “Reparación y refuerzo de forjados reticulares de hormigón

  1. Hola, qué productos se aplicó para pasiva las armaduras? Y que espesor tenia la capa de hormigón sobre el forjado?
    Gracias
    Buen blog por cierto.

    1. Para la pasivación de la corrosión y la resina fueron de la casa Bettor. El espesor de la capa de hormigón era de 5 cm con árido de 12mm.

  2. La solución técnica aportada me parece sencilla y eficaz, pero el artículo no aclara si se conectó la armadura dañada con la de la nueva losa, para hacerlas trabajar de forma solidaria.

    1. La conexión entre ambas estructuras se realizó gracias al tratamiento de la superficie del forjado, primero para hacerlo rugoso, y después con la aplicación de resina se mejoró la adherencia, y así se consiguió hacer que la nueva losa trabajase en colaboración con el forjado existente.

      1. Entendido, los concretos se unifican por el tratamiento, pero el armado de la nueva placa se integra a la estructura existente?, es decir regatas o anclajes a columnas, pantallas o muros?

        1. Toda la transmisión está en la adherencia entre los hormigones por la rugosidad de la superficie existente y la aplicación de la resina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

BUSCAR AQUÍ

e-STRUC, tu App online para calcular estructuras

Desarrollada con dedicación exclusiva por Euteca, la consultora de estructuras líder del mercado hispano