Deterioro de pies derechos de madera en entramados. Sustituciones correctas

Sustitución de pies derechos en muros y entramados de madera

Exponemos en este artículo cómo actuar contra el deterioro por pudrición y llevar de nuevo a la estructura a trabajar correctamente.

Una patología frecuente de las estructuras de madera se encuentra en los pies derechos, que en las plantas bajas o en los locales húmedos, por el contacto con el agua o la humedad, se pudren y deshacen, provocando fisuras y asientos en los muros. Como veíamos en Refuerzo de forjados de madera, hay soluciones más afortunadas que otras.

La aparición de grietas y fisuras es un síntoma, en los muros de entramado de madera, de movimientos de mayor o menor entidad. Revisar los pies derechos es una de las primeras medidas que en toda rehabilitación ha de tomarse, ya que es más que probable que la humedad haya dañado las partes más expuestas.

calculo-estructuras-online-pies-derechos-sustitucion-

Un muro de entramado está formado por una retícula de vigas y pilares de madera que trabaja en conjunto con el material de relleno, que puede ser ladrillo o mampostería de cal, más o menos mezclada con cascotes o yesones. Si bien la carga de pilares y vigas dentro del entramado es muy baja, la desaparición de las bases de los pilares provoca asientos y deformaciones, lo que lleva a fisuras y grietas.

Una vez detectado el daño, que siempre buscaremos en planta baja, junto a la solera, medianeras, esquinas de bajantes y cuartos húmedos, se procederá de la siguiente manera:

  1. Se ha de apuntalar la zona para descargar en lo posible el pie derecho, si está en una zona vital, para evitar que descienda al manipularlo. Siempre apuntalar hasta el terreno firme.

  2. Si hay varios pilares dañados en fila, se actuará al tresbolillo, reparando pilares alternos, para no forzar el trabajo de la estructura en buen estado. Si afecta a toda una planta ha de pensarse en una actuación alterna en todo el espacio.

  3. Se ha de limpiar y eliminar toda la zona podrida del pie derecho, hasta dejar la cara inferior limpia, y asegurarse de que toda la pieza que queda está en buen estado.

  4. Se ha de retacar, bien con ladrillo macizo tomado con mortero de cemento o bien con hormigón armado, reconstruyendo el pilar hasta que toque con la madera.

  5. Una vez fraguado el mortero u hormigón puede desapuntalarse la zona.

Sustitución de pies derechos en muros y entramados de madera

Si la reparación es con hormigón armado, debe emplearse un mortero sin retracción en el apoyo, para que al fraguar no se separe del pilar de madera al cambiar su volumen, y la entrada en carga sea la correcta. Si la reparación no tiene mucho alcance, no se empleará hormigón sino mortero en toda la reparación, con armadura mínima. Se recomienda proteger la madera del contacto con el mortero húmedo con una lámina impermeable. Bastará con un encofrado sencillo con rebosadero para asegurar que el mortero llena todo el volumen dejado por el pilar.

calculo-estructuras-online-pies-derechos-sustitucion-

Si la reparación es con ladrillo se ha de tener en cuenta la misma condición, y emplear mortero sin retracción en toda la fábrica o al menos en las últimas hiladas del ladrillo.

Nunca ha de emplearse perfiles metálicos, pues es una solución doblemente errónea: en primer lugar porque el acero es igualmente susceptible de deteriorarse con la humedad que la madera eliminada. La humedad es fácil que siga presente en la zona en mayor o menor grado. Además, lo más seguro es que quede oculto, lo que va a hacer difícil revisar su estado. En segundo lugar porque no es sencillo hacer entrar en carga al pilar, al ser complicado acomodar la estructura metálica al hueco disponible. Y más complicada aún será la unión con un pie derecho, empotrado más o menos en un muro. La entrada en carga será por un descenso del pilar de madera hasta apoyarse más o menos sobre el pilar de acero, con el consiguiente daño a todos los elementos adyacentes.

Sustitución de pies derechos en muros y entramados de madera

Y como conclusión, y siguiendo las directrices de la conservación preventiva, una vez terminada la rehabilitación es importante no permitir que la humedad continúe por capilaridad o por filtración afectando a los pilares reparados, y proteger convenientemente la estructura, para evitar, como en la imagen, que la patología se presente de nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

BUSCAR AQUÍ

e-STRUC, tu App online para calcular estructuras

Desarrollada con dedicación exclusiva por Euteca, la consultora de estructuras líder del mercado hispano